Actualidad

El feminicidio: la interminable búsqueda de justicia.

La violencia contra las mujeres y la violación a sus derechos humanos son prácticas sistemáticas en México.
Por Jesús Guarneros.

Por Jesús Guarneros

La violencia contra las mujeres y la violación a sus derechos humanos son prácticas sistemáticas en México y aunque de algunas décadas a la fecha los esfuerzos del Estado para cambiar dicha situación son notables, la situación de las mujeres sigue siendo crítica.

El estado de Tlaxcala sobresale en las gráficas nacionales y las de América Latina como una capital de trata de personas y feminicidio. Esa fórmula denota, según mi percepción, una cultura de discriminación contra las mujeres. Por lo que combatir el feminicidio en la entidad no es tarea fácil, nos encontramos frente a la maratónica misión de problematizar nuestros prejuicios como sociedad.

En repetidas ocasiones conversando con amigos o colegas me he encontrado una postura interesante“¿por qué tipificar el feminicidio cuándo existe la figura del homicidio?”. Personalmente no comparto esta opinión y me parece que en estos momentos el país está atravesando por una situación que permite reflexionar sobre este tema.

¿Qué es un feminicidio? Hoy en día se conoce como feminicidio a la muerte de mujeres por razón de su sexo. Es decir, los asesinatos de mujeres por el simple hecho de ser mujeres. ¡Claro que las mujeres pueden ser víctimas de homicidios! Y no todas las muertes de mujeres son feminicidios. Es alarmante que la cultura patriarcal ha conquistado a las sociedades de tal manera que tuvimos que crear una figura para proteger a las mujeres sólo por nacer mujeres. Este término es en gran medida un aporte de Diana Russell, quién afirma que las muertes violentas de las mujeres por su condición de mujer representan la máxima expresión de la violencia y el resultado final de las  agresiones contra ellas, agresiones que tiene lugar sin importar clases sociales, etnias o preferencias sexuales.

Es también relevante analizar en qué los feminicidios en su mayoría son perpetrados por personas cercanas a las víctimas y en muchos de los casos se viven largas historias de maltrato antes de la muerte. ¿Por qué se mata sistemáticamente a las mujeres? Wilson y Daly[1] afirman en una publicación de año 1992 que el feminicidio tiene lugar por un fenómeno llamado “apropiación masculina”. Ellas aseveran que los varones asesinan a sus parejas puesto que perciben a las mujeres (y a su sexualidad) como una propiedad, teniendo así la libertad de privarlas de la vida ante la sospecha de infidelidad, rechazo, celos, discusiones o cualquier otra.

Por otro lado, y sin ningún afán de revictimizar, pensemos en las razones por las que las mujeres permanecen a lado de sus futuros asesinos. Para ello, me parece pertinente retomar los aportes del sociólogo francés Pierre Bourdieu quien explica la violencia simbólica, una expresión de violencia dóndelos dominados interiorizan su dominación y finalmente dirigen ellos mismos su opresión. De manera que el dominador ejerce una violencia indirecta sobre sus dominados, pues estos han naturalizado determinados valores o comportamientos que adquieren su aprobación y que incluso la reproducen.  En el caso de la violencia contra las mujeres, el orden social masculino está tan profundamente arraigado que“la apropiación masculina” y la violencia misma no requiere de una justificación o de un cuestionamiento.

El resultado de ambos procesos es que en ocasiones ni los funcionarios públicos ni la sociedad están interesados en buscar justicia para las víctimas de feminicidio. Es normal que asesinen mujeres ¿por qué investigar?

En 2012 gracias a las presiones que activistas sociales y ONGs ejercieron sobre el Congreso estatal es que se tipifica el delito de feminicidio. Sin embargo, el esfuerzo del congreso local no cumplía con los estándares internacionales de derechos humanos y no fue sino hasta el 2014 que el código penal en su artículo 299 establece que “Comete el delito de feminicidio quien, por razones de género, prive de la vida a una mujer […]”.

El feminicidio es sólo el resultado de una sociedad extremadamente machista, por lo que la tipificación es, solamente, el principio de la búsqueda de justicia.  Mientras tanto ¿cuántas mujeres tendrán que morir? ¿cuántos crímenes quedarán impunes? Acaso los campos de maíz en Tlaxcala son comparables con los campos de algodón en Chihuahua.